Plaza de Santa Teresa
Quinta etapa del quinto paseo

Con este mal camino llegamos a Burgos, por harta agua que hay antes de entrar en él. Quiso Nuestro Padre fuésemos lo primer a ver el santo Crucifijo para encomendarle el negocio, y porque anocheciese, que era temprano cuando llegamos; que era un viernes, un día después de la conversión de San Pablo, 26 días de enero. Traíase determinado de fundar luego, y yo traía muchas cartas del canónigo Salinas para que sus deudos favoreciesen este negocio, y para otros amigos, muy encarecidamente.

Libro de las Fundaciones (Santa Teresa de Jesús)

Don Diego Porcelos soy,

un hidalgo de Castilla,

que a tu servicio real

viene ofreciendo la vida.

Cuando es razón que en campaña

los castellanos te sirvan,

no es justo que se excusase

mi generosa familia.

Este nombre, este apellido,

de española sangre antigua,

Fénix es en mí; yo solo,

sin que nadie me compita,

soy Porcelos; y así quiero

que nazca de mis cenizas

segunda vez este nombre

y en España eterno viva.

No hay dicha ni desdicha hasta la muerte

(Antonio Mira de Amescua)

Marca de la Biblioteca Municipal de Burgos

©2020 por Biblioteca Municipal de Burgos